Eprinchard

(Berne, Suiza, 1960)

"El resultado, que sea figurativo, sus angeles chispeantes y otros personajes, o cuestión de signos y formas, toca la mirada y el alma de todos modos."

Hay en el trabajo de Andrea mucha exigencia por no decir rigor. Un deseo permanente de innovar, de ir siempre más lejos de lo superfluo. Su creación se confunde totalmente con la vida, pinta como cocina: con deleite y golosamente. Se encuentra magía en sus obras, una falsa ingenuidad, un auténtico candor. Hay que saber que Andrea es arteterapeuta: eso explica una personalidad basada sobre la generosidad y el intercambio, una sensibilidad despertada y maravillada. No es necesario contar su química, una síntesis conseguida de materiales diversos y collages. Inventos de felicidad. El resultado, que sea figurativo, sus angeles chispeantes y otros personajes, o cuestión de signos y formas, toca la mirada y el alma de todos modos.

EXPOSICIONES